Etiquetas

, , ,

Esta entrada es la continuación de la anterior. En ella me centraré en lo que personalmente he tenido que hacer en Turquía en relación al  ERASMUS y más concretamente en Izmir, así que si tu destino es otro, probablemente esto no te interese demasiado, aun así puedes seguir leyendo y descubriendo la aventura que es mudarse a este país.

Desde el principio tuve claro que quería vivir en un piso y no en residencia, y afortunadamente cuando llegué ya lo tenía alquilado, así que del aeropuerto llegué directamente a mi nueva casa. Esto lo hice por internet, en Facebook puedes encontrar un montón de grupos con un nombre como “Erasmus 2014 rent a flat in…” donde puedes publicar que es lo que estás buscando o ver las ofertas de otros. Otra cosa que os diré es que si hacéis esto como yo, nunca paguéis ni firméis nada por adelantado, aseguráos de que la persona que os alquila el piso es de fiar y esperad a llegar al destino para ver que todo es cómo esperábais y entonces firmad contratos y pagad alquileres.

He tenido la suerte de encontrar un piso mucho mejor de lo que me podía imaginar. Está en Bornova, que es el barrio donde está el campus de Ege Universitesi y todo el ambiente universitario, los bares y las fiestas, con el plus de que mi calle es una tranquila separada de ellos. Es uno de los más grandes de la zona y creédme porque he estado en los de muchos amigos y en casa somos nada más y nada menos que ¡siete! En unos días espero escribir otra entrada sobre compartir piso, pero de momento os daré un pequeño avance… Para muchos de mis amigos vivir con seis personas era una locura, en cambio para mi es algo muy enriquecedor. Vivo con dos chicos, uno italiano y otro pakistaní, y con cuatro chicas, dos húngaras, una eslovaca y una turca que es la dueña del piso. El ambiente de la casa es genial, siempre hay alguien rondando por aquí o por allí, siempre hay comida típica de un país que no es el tuyo, siempre hay planes… Llegar a casa es siempre una alegría, y sobre todo esos días en los que has pasado la mañana en la universidad discutiendo las modificaciones de tu Learning Agreement con tu coordinador, o los que has pasado horas esperando en una oficina por algún tipo de papel. También es un alivio tener tu piso desde el principio y evitarte el engorro de tener que buscarlo mientras solucionas el resto de problemas, mudarte desde la residencia o el hotel, amueblarlo…

Cuando ya estéis en el piso o residencia, dormid y descansad bien la primera noche porque os esperan unos laaaaargos día. Lo primero será ir a la International Office a notificar que has llegado, a firmar el Certificado de Inicio de Estancia y a darles cualquier información que te pidan, como tu nueva dirección o tu nuevo número de teléfono.

Si tenéis la suerte de estudiar en Ege Universitesi antes de llegar os habrán asignado un “mentor” y hasta que lo conozcas nunca habrás querido tanto a una persona, él o ella será tu salvación. Otras universidades como Yasar, Gediz o Izmir, también tienen este tipo de programas. Este mentor o mentora te acompañará en todo momento malo y bueno, es decir, papeleos mañaneros y fiestas nocturnas. De verdad, nunca antes te habrás sentido tan agradecido.

El siguiente día será el más duro de tu vida y consistirá en conseguir tu Residence Permit, y llénate de paciencia porque la burocracia en Turquía es una cosa muy lenta. No miento al decir que aquel día me levanté a las 6:00, me fui al metro a las 8:00, llegué a la oficina a las 8:30, me dieron el último número para entrar (el 108) y tuve que esperar hasta las 18:00 para que me atendieran. Mi consejo es que vayáis a hacerlo con amigos y llevéis unas cartas, pero lo más importante es que sepáis bien qué papeles os van a pedir (más de un amigo ha tenido que ir varios días por olvidarse algo) porque además las normativas cambian cada poco (hace dos semanas a mi no me pidieron mi seguro sanitario y a los que lo están haciendo ahora se lo están pidiendo y traducido al turco).

También necesitarás un número de móvil turco, y aquí tienes varias opciones. La primera y más sencilla consiste en usar tu móvil para el WiFi y comprar una patata por dos duros para llamar y mandar mensajes. Pero al ver lo baratas que son las tarifas (pagamos 20-30TL por 500sms, 500min de llamadas y 2GB de internet), querrás tener un móvil decente con el que poder hacer todo y entonces tendrás que comprar una tarjeta SIM turca, registrar tu móvil español porque si no en un mes dejará de funcionar (o eso dicen) y pagar 50TL a tu compañía móvil (VODAFONE o AVEA son las que estamos usando todos) por una ley que aún no he conseguido comprender. IMPORTANTE: para hacer esto tu móvil tiene que ser libre o, como yo, tendrás que liberarlo desde aquí y te llevará más tiempo.

Otra cosa que he hecho es sacarme una tarjeta de estudiante para el transporte, en Izmir se llama KentKard y con ella ahorras bastante en buses y metros (cada viaje no cuesta ni 1TL).  Tienes que ir a una oficina con tu pasaporte (ya que en Turquía es tu nuevo documento de identificación, olvida que tienes un DNI) y algo que acredite que eres estudiante ERASMUS de una universidad de Izmir. Como ya os he dicho toda la burocracia aquí es muy parsimoniosa, así que te mandarán volver a recoger tu tarjeta en dos o tres días.

Después de esto, que te llevará aproximadamente dos semanas, contando con el factor suerte, se puede decir que… ¡ya estás listo para vivir en Turquía!

Yo os diré que a día de hoy mi móvil turco sigue sin funcionar y mi Learning Agreement sigue en proceso de modificación, así que si vuestra opción es Turquía empezad a tomároslo con calma desde el minuto uno. Y con esto no quiero desanimar a nadie que esté pensado en escoger Turquía como destino ERASMUS, todo lo contrario.

Desde ahora dejaré de hablar de la desastrosa burocracia de este país y empezaré a contar todas las cosas maravillosas que descubro viviendo aquí cada día y que hacen que esperar diez horas por un permiso de residencia, entre otras muchas cosas más, merezca la pena.

Anuncios