Etiquetas

, , ,

Una mujer negra que cantaba gospel en mi cabeza me vendió una boina verde y me hizo sentir la mujer más especial de la ciudad por unas pocas libras. Los espejos desde ese momento se giraban a mi paso por las callejuelas del gran mercado al ritmo de la música afronorteamericana. Las cazadoras de los años 60 y 70 eran el must en ese lugar, y aún guardo en los bolsillos el olor del jazmín y la pimienta del bazaar. El chico que amaba Cuba buscaba unos guantes de piel y me miraba fijamente a los ojos mientras esperábamos al resto y nos contábamos pequeñeces sobre nuestras rutinas. Un Casio colgaba de la muñeca de la chica que recordaba a Amy Winehouse y más tarde nos llevaría a uno de los pubs donde esta solía dejarse llevar a partir de la medianoche. Recuerdo también al más moreno, todo corazón, que seguía descubriendo la gran urbe con ganas y esperanza. Los caballos de hierro adornaban el espacio, como también lo hacía el  imponente robot metálico y la sirena con el cuerpo de cristales preciosos. Las culturas se mezclaban a cada paso y los flashes retrataban cada gesto y cada detalle, enfocando entre telares y souvenirs colgados del techo. Poco a poco la noche fue cayendo sobre nosotros y dejamos atrás los zapatos clavados en las fachadas y la originalidad reinante del ambiente.

El de los habanos me pediría un beso a las puertas del restaurante turco donde cenamos, pero no se lo daría hasta un rato después, a la salida del pub donde el jazz nos hizo desinhibirnos y las cervezas eran de color oscuro, acompañados de una guitarra española y sonriendo a las ironías que nos envolvían desde que nos habíamos visto por primera vez y que -sin saberlo- durarían hasta despedirnos. Como hacía frío, metí las manos en los bolsillos de su cazadora de cuadros y me agarré a sus manos, con guantes nuevos. Él me olió el pelo, vestido con una boina verde, y horas después la lluvia londinense mojó los cristales del segundo piso del autobús que nos llevaba a casa.

Camden Town fue mucho más que un mercado aquel febrero.

IMG_9119

IMG_9126Nerea Gutiérrez

Anuncios