Oporto. Otoño. Reflexiones simplonas.

Etiquetas

, , , , ,

 

otoño_en_oporto

*

Cuando el autobús cerró sus puertas el humo ya se había incrustado en el ambiente y el olor a castañas embriagaba a los pasajeros. Me gustó recorrer la larga 24 de agosto acompañada de ese olor, observando de paso al señor con boina que se levantaba con prisa en la parada anterior a la suya y se tambaleaba inseguro agarrado a la barra el resto del trayecto. Al bajarse del autobús, el olor a otoño se fue a su lado.

*

El día 15 de cada mes me gusta. El 14 tengo que pagar la mensualidad del móvil. El 16 tengo que hacerle una transferencia a mi casero. El 15, nada. Nunca me transmite nada hasta que miro el calendario y veo un 15. Fue el punto de partido. Por tanto, conlleva reflexiones. Cada 15 es un vistazo a lo vivido, un inspirar de nuevo el aire ya exhalado. Fue el punto de partida. Será el trazo perpendicular que cierre la historia.

*

Vi la ciudad a lo lejos, desde un embarcadero lleno de peces y olor a gasolina. Empezaba a anochecer y la diferencia de tonos en el cielo era más que notable. A la izquierda, ya rosa; a la derecha, azul celeste. Gaia era la pasarela de los enamorados esa tarde. El buen tiempo alegraba corazones y unía manos, y frente a las bodegas, entre alguna que otra capa, el amor, o una ilusión de él, paseaba a ritmo lento, hasta ver anochecer.

*

“Cuando alguien señala al cielo, el tonto mira al dedo.”

Yo siempre miro al cielo.

He pisado cuatro mierdas de perro desde que comencé el erasmus en Oporto.

Esta navidad me toca la lotería.

*

Son muchos los acentos, las palabras mal pronunciadas, los intentos. Incontables las miradas a los letreros de la rúas, los planos que el GPS me ha proporcionado y los autobuses confundidos. Preguntar tres veces ¿qué? en el supermercado, pagar de más por meterme en un bar que desconocía, o llegar tarde a clase porque no controlo los horarios del metro. Es la confusión de los primeros días, querer hacer mis planes y no saber si harás alguno, y conocer, conocer y conocer gente. Es un tropezar, no caerse, ponerse firme y pa’lante.

Anuncios

#PENSAMIENTOS: Reencuentros, en general

Etiquetas

, , , ,

13:41, 5 de febrero, 215

Quedan exactamente tres horas para volver a encontrarme cara a cara con el viento, y mis nervios sólo me dejan pensar en que no encuentro la batería portable del móvil y en que probablemente -que viva el optimismo- pierda el vuelo de Estambul a Izmir. No sé describir lo que significa volver –cuatro veces ya? Nerea, te has echado un novio turco?– allí, de nuevo al mismo lugar donde comencé a descubrir una cultura que es muy diferente pero que te enciende y te hace estar completamente viva.

En septiembre compraba sin preámbulos un billete de avión, sólo un mes después de haber vuelto del mismo lugar, y ni se lo quise decir a mis padres pues conocía su futura reacción. La vida es así, y esta parece ser mi despedida -al menos, por un tiempo-. Este será mi teşekkürler a casi dos años de relación, una relación intensa que ha madurado al mismo tiempo que yo, y que ahora dará paso a muchas otras, bonitas, enriquecedoras, únicas también.

Mi asiento contiguo está vacío por unas horas más, y poco después del amanecer nos subimos a un ferry de esos que marean y nos vamos hasta Chíos -una islita griega pegada a Çesme (Turquía)- a dormir mirando al mar en una casita que hemos alquilado para el finde.

Luego, la experta en Izmir hará de guía, y veremos Alaçati, Pamukkale, Éfeso, Sirince, Estambul y lo que caiga. Aprenderemos mucho y nuestros ojos y nuestros objetivos se quedarán con cada detalle; comeremos hasta tener que desabrocharnos el botón del pantalón; dormiremos poco porque querremos hacer mucho; y viviremos, sobre todo eso haremos.

Izmir, Turquía, Gloria: nos vemos ahora.

Nerea Gutiérrez

IMG_4132

10574446_10203675178094329_478265995659723905_n

#PENSAMIENTOS: Palabras de una madre cuando su hija se va

Etiquetas

, , , , , ,

Cuando decides irte de tu ciudad y dejas a tu familia en casa, tu vida y la suya cambia. Y a tu nuevo hogar llegan cartas que dicen cosas como estas, haciéndote recordar toda una vida en familia, todo lo que tienes y que siempre estará ahí para cuando decidas volver.

Veinte años, son pocos o muchos, según se mire. Te vas. Cuando acabe un verano que todavía no ha llegado.  Que no sé si quiero que llegue. O sí. Quiero que te vayas y quiero que te quedes. Pero como sé que te vas a ir, lo que quiero es que seas feliz allí. Que disfrutes. Que conozcas todo lo que seas capaz de conocer. Porque será algo que te acompañará siempre. Será tu equipaje para la vida. Otro país, otras gentes, otra cultura. Otro mundo, hija. ¡Y hay tantos!

SONY DSC Sigue leyendo

#LASCIUDADESHABLAN: Un viaje a Portugal

Etiquetas

, , ,

Comenzar un viaje en la cabina de un tren cama, con dos mujeres al lado que no te dejan siquiera encender la luz, no es una bonita forma de empezar, pero nunca hay que desesperarse porque no se sabe qué te va a deparar el futuro más cercano. Portugal, en tan solo cinco días, nos hizo volver a soñar con castillos y estudiantes con capas, nos alegró el paladar dándole puro sabor a nata y nos dilató las pupilas al mirar hacia los puentes de hierro y los atardeceres rosas que les acompañaron. Cinco intensos días con cambios de planes precipitados, compañías excelentes y mucha, mucha alegría.

IMG_2150

Sigue leyendo